Oscar Wilde: algunas de sus mejores frases sobre mujeres

Oscar Wilde: algunas de sus mejores frases sobre mujeres

Desde hace buen tiempo decidí llamarme Diáfana por la simple razón que me muestro siempre tal y como soy: transparente. Una de las otras cosas que me gusta hacer en mis tiempos libres es leer. Aunque, ahora lo hago menos que antes porque tengo un hermoso niño y necesita de mi tiempo, de ese tiempo libre que antes solo tenía para mí, yo muy gustosa lo comparto con él, me encanta hacerlo. Además, está también el trabajo y etcétera, etcétera. Pero hoy no pude dejar de escribir sobre  uno de los grandes escritores que ha logrado atraparme con sus letras, no pude dejar de escribir de Oscar Wilde.
loffit_oscar-wilde_06

Este poeta, escritor y dramaturgo irlandés, nació  un 16 de octubre de 1854. Él es reconocido por su gran ingenio y talento, supo ser una celebridad de su época. Además, fue famoso también por su gran habilidad como conversador, para muchos el mejor de su época, de donde aun hoy se citan ingeniosas e irónicas frases.

Aquí comparto algunas de sus mejores frases sobre mujeres:

“Cualquier hombre puede llegar a ser feliz con una mujer, con tal de que no la ame.”

“Cómo tener confianza en una mujer que le dice a uno su verdadera edad. Una mujer capaz de decir esto es capaz de decirlo todo.”

“La fuerza de las mujeres depende de que la psicología no puede explicarla. Los hombres pueden ser analizados; las mujeres sólo pueden ser amadas.”

“Los hombres interesantes son los que tienen un futuro. Las mujeres interesantes, las que tienen un pasado.”

“Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas.”

“Las mujeres nos inspiran a hacer las mas grandes obras, pero son ellas mismas quienes nos impiden hacerlas.”

“Los hombres siempre se empeñan en ser el primer amor de una mujer. Las mujeres prefieren ser la última novela de un hombre.”

“No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.”

“Si usted quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela, no la escuche.”