¿Por qué es importante nutrir nuestro cabello?

¿Por qué es importante nutrir nuestro cabello?

Una buena alimentación ayuda a mantener en perfecto estado el cabello; además, evita su caída. Nuestro cabello se encuentra expuesto constantemente a la contaminación, tratamientos químicos, la tensión, deficiencias alimenticias, etcétera. Por eso es importante mantenerlo tan fuerte y sano como sea posible, sólo así evitaremos la caída y una posible alopecia.

En verano, el sol también agrede a nuestra cabellera –al igual que ocurre con nuestra piel- no sólo produce resecamiento, también oxida los pigmentos del tinte o las mechas. Por esta razón, muy aparte de realizarnos tratamientos nutritivos en el cabello, también debemos consumir los siguientes alimentos:

Omega 3: Si tu cabello está reseco y opaco puede ser por falta de ácidos grasos omega 3. Estos lo mantienen sedoso y brilloso; además, estimulan su crecimiento. Este nutriente lo podemos obtener del pescado, salmón, atún y la sardina. También lo podemos encontrar en nueces, almendras, espinacas, aceite de canola, fresas y pepinos.

Hierro: Este mineral fortalece y da brillo al cabello. El hierro lo podemos conseguir de la carne roja, pollo, pescado, cerdo, cereales integrales, higos secos, frijoles rojos y vegetales verdes; como la espinaca.

Ácido fólico: Este mineral protege el cabello del sol. El ácido fólico lo podemos encontrar en el maní, lentejas, garbanzos, hígado, jugo de naranja, palta, maíz dulce, melón, plátano y tomate.

Zinc: Este mineral es primordial para la renovación de células, lo que permite una buena salud y crecimiento del cabello. Además, ayuda a la pigmentación de cada hebra, atrasando la aparición de las canas. El zinc se consigue en los huevos, pescados, carnes rojas, ostras y queso.

Selenio: Este micromineral funciona como antioxidante brindando elasticidad al cabello, además de ayudar a combatir la caspa. El selenio se encuentra en la pasta, broccoli, ajo, cebollas y apio. Después de comer alimentos con selenio se recomienda consumir frutas con alto contenido de vitamia c para favorecer su absorción.

Vitamina A: Además de ser favorable para los ojos y la piel, la vitamina A mantiene saludablemente el sebo del cuero cabelludo. La podemos conseguir en el hígado, huevos, zanahorias, almendras, margarina, mango y tomates.

Vitamina B: Esta vitamina evita la caída del cabello y la obtenemos al consumir frutas frescas y secas, verduras, huevos, cereales integrales, carne roja, pescado y lácteos.

Vitamina C: Es importante consumir esta vitamina para evitar que el pelo se parta o luzca deshidratado. La encontramos en los cítricos y vegetales de color rojo o anaranjado.

Finalmente, debemos tomar en cuenta que, beber abundante agua es beneficioso no sólo para nuestro organismo sino también para el cabello.

Ya vuelvo con más.

Diáfana.