Daniel Bryan, respetando la barba en su camino a ser ¿campeón?

Daniel Bryan, respetando la barba en su camino a ser ¿campeón?

Lo que define a un campeón son cuatro aspectos aceptados universalmente: ser la persona que obtiene la primacía de un campeonato. Ser quien defiende esforzadamente una causa o doctrina. Ser un héroe famoso de armas. Y, ser un hombre, según los desafíos antiguos, que hacía campo y entraba en batalla. Daniel Bryan, en su etapa 2013, ya consiguió todo esto excepto una distinción: el cinturón del campeonato máximo de la WWE.

Bryan Danielson, según la voluntad de sus padres, es de los luchadores con una incitación a la violencia más estéticamente coreográfica y aplaudible en la actualidad. Desde hace varios meses, en cada participación, en cada oportunidad, en cada salto, en cada sonrisa, en cada ¡Yes! ¡Yes! ¡Yes!, supo pincelar en las pupilas de los aficionados, conocedores, analistas, compañeros, ángeles, demonios, de todos, su calidad como el mejor técnico en el mundo de la lucha libre de entretenimiento.

Y premio a todo lo desatado desde hace algunos meses en las presentaciones televisadas de la WWE es que Bryan –elegido a dedo por John Cena- se transformó en el retador número uno al título máximo: el cinturón de la WWE Championship.

48_Sydney_0727_1909

MITB13_Photo_295

RAW_1051_Photo_234

Y si bien Bryan tiene menos de cinco años en la empresa más grande de wrestling, tiene una vasta experiencia en el negocio que le hizo adquirir experiencia y galardones suficientes para alzarse con el apelativo del Dragón Americano y “El mejor en el mundo”.

Bryan es de la escuela de otro grande del wreslting, Shawn Michaels. Fue un alumno del Texas Wrestling Academy y a lo largo de su desarrollo obtuvo influencias de personajes como Deam Malenko –dueño del gimnasio en el que Bryan quiso formarse como luchador, pero que debido a su cierre no pudo concretar-, Chris Benoit –del que adoptó el “cabezazo destructor”, el Label Lock, entre otras movidas de sumisión-,  de los japoneses Mitsuharu Misawa y Toshiaki Kawada, y de su formador en la WWE, Willian Regal.

Con más de 20 campeonatos alrededor de todo el globo- cinco de ellos, campeonatos mundiales-. Distinguido como “El mejor luchador técnico” por el Wrestling Observer Newsletter por, hasta ahora, ocho años seguidos -desde el 2005 hasta el 2012-. Durante cinco años el luchador más destacado –desde el 2006 al 2010-. Participar en la lucha del año en el 2007, batallando contra Takeshi Morishima. Y ser el luchador más destacado en la década pasada.

No es el monstruo destructor que la WWE suele tener de campeón. Bryan alcanza el metro con 78 centímetros de estatura –nueve centímetros más que el promedio de estatura de un peruano-. Pasó de ser un personaje cómico con trastornos de personalidad y agresividad –personaje que no abandonó, al parecer- que al querer hacerse odioso, terminó siendo admirado por su calidad en el ring.

Daniel Bryan y la cabra

dragont

MITB13_Photo_268

Ser el retador número uno

Todo indica que Bryan se propuso hacer que todo el mundo lo reconozca, que valoren su trabajo. El primero en hacerlo, públicamente este 2013, fue Chris Jericho, quién en febrero agregó al elogio que brindó al desempeño del Dragón Americano, que lo respetaba, y mucho. El 11 de febrero, Bryan y Jericho se enfrentaron por una oportunidad para participar en Elimination Chamber, lucha que ganó Bryan y que fue llevada por gran maestría por parte de ambos luchadores. En junio, Jericho seguía con su afirmación, agregando que Bryan era –y es- el mejor intérprete del wrestling en ese momento.

En mayo, se evidenció otra gran cualidad de Bryan: hacer que sus contendientes brinden una buena lucha y hacerlos ver “bien” en el cuadrilátero. En la edición del tres de mayo de Smackdown, se enfrentó a Ryback –quien ganó la lucha- y lo hizo ver como la empresa deseaba que lo vieran, como un tipo realmente poderoso que puede aguantar luchas fuertes y que no es un bulto de puro músculo. Muchos consideraron esa la mejor pelea de Ryback, hasta el momento, en la WWE.

A inicios de junio, surgió el rumor que Bryan enfrentaría a Cena en Money in the Bank por el campeonato de la WWE –plan que evidentemente no se llevó a cabo-   y que para esa época, estaba adquiriendo una reputación que solo tenían CM Punk y Jericho en la empresa, ser un muy buen contendiente para cualquiera de sus compañeros.

En la primera semana de junio, se publicó una entrevista que Kane brindó al portal al.com en la que alabó y reconoció el trabajo de Bryan: “Daniel Bryan ahora mismo podría ser el chico más talentoso del cartel. Creo que es el luchador con mejor técnica que tenemos, además es de los chicos que logra hacer conexión con nuestro público. Y aquellos que logran hacer eso son muy exitosos”.

RAW_1052_Photo_183-1

RAW_1052_Photo_008

RAW_1051_Photo_239

Bryan siguió con su trabajo, con peleas que se volvieron excepcionales, como la alabada contra Seth Rollings en el Raw del diez de junio y la serie de enfrentamientos que tuvo contra Randy Ortoncon una victoria final significativa para Bryan. La pelea con Rollings llegó a ser alabada en el Twitter por celebridades como Jim Ross, Diamond Dallas Page y Joey Styles. Y la tercera pelea contra Orton fue de un gran desenvolvimiento.

El 12 de junio, corrió un nuevo rumor de un enfrentamiento entre Bryan y John Cena, pero esta vez el evento sería Summerslam. En un inicio se tuvo pensado que Daniel ganaría el maletín del Money in the Bank y que lo canjearía en el evento de agosto.

A finales de junio, una entrevista brindada por Shawn Michaels desató una gran polémica. El chico rompecorazones afirmó que Vince McMahon no le tiene fe a Bryan y que no era un buen negocio para la WWE. El mismo Michaels luego desmintió estas declaraciones, aunque por lo que se vio en el Raw del 29 de julio, no parece que estén muy alejadas de la realidad.

Y bajo una repentina expectativa. Casi de la nada. John Cena dijo las palabras más sabias en –más que seguro que muchos piensan así- toda su carrera: Elijo, para competir por el campeonato de la WWE contra mí en Summerslam, a Daniel Bryan.

La gente ovacionó, estalló en júbilo. Escondido entre el promedio de dos metros de los luchadores de la WWE, detrás de todos, salió brincando coreando junto a las 15 mil almas del estadio, ese coro que se volvió su sello, ese momento en el que se emulaba con la bulla y la algarabía de saberse recompensado por su esfuerzo, el ¡Yes! ¡Yes! ¡Yes! más feliz en los últimos meses de los admiradores de Daniel Bryan. El “Chuic Norris”, como le dicen en México. “Danielito” como le dice Carlos Cabrera. El “Dragón Americano” como lo conocen en el circuito independiente donde a base de sudor y sangre se hizo el gladiador que es.

BryanYESArticleIMAGE_display_image

images

RAW_1053_Photo_144

Te lo mereces, Daniel

Cómo se llega a la lucha pasa por lo anecdótico, en cierta medida. Durante estas semanas, el storyline está enfocado en que Bryan tiene que hacerse digno retador al campeonato.

Lo curioso es que el que parece seguirle los pasos de cerca es el mismo sujeto que lo alabó una y otra vez: Chris Jericho. El 28 de julio afirmó en Twitter que espera que Bryan se convierta en el siguiente campeón de la WWE.

¿Basta con que se le dé la oportunidad? Pues claro que no. Bryan es un rey sin corona hasta el momento. De hecho será una gran lucha –por más detractores que tenga, Cena es capaz de brindar buen espectáculo, sino solo hay que recordar su lucha contra Cm Punk en Money in the Bank 2011 que fue calificada como una lucha de cinco estrellas-.

Ser campeón es ser un hombre, según los desafíos antiguos, que hacía campo y entraba en batalla: Bryan viene del circuito independiente y desde ahí se hizo respetado en el mundo entero enfrentando a los mejores hasta que pasó por el territorio de desarrollo de la WWE y ser reconocido como lo es ahora lo que le hace ser también un héroe famoso de armas por todas sus luchas. Ser campeón es ser alguien que defiende esforzadamente una causa o doctrina: Bryan no perdió nunca su técnica –a pesar de la poca seriedad de su gimmick- y siguió con esa agresividad propia de un luchador indie.

Bryan para ser oficialmente reconocido como campeón solo le falta algo: ser la persona que obtiene la primacía de un campeonato. A pesar que ya consiguió el World Heavyweight Championship, Bryan necesita el título máximo de la WWE para que tenga lo que realmente se merece: ser reconocido como el mejor. Ser reconocido y respetado por todos. Ser reconocido, respetado y ovacionado por todos con el título mayor de por medio y si no lo consigue, lo conseguirá pronto porque el mejor siempre llega a la cúspide, tarde o temprano.

danielson

RAW_1051_Photo_233

tumblr_maodld8OZj1rnac0lo1_500

tumblr_mmctwpkp6w1qetjf6o1_400