Madolche: un maid café con mangas y videojuegos

Madolche: un maid café con mangas y videojuegos

Por Ronald Cotaquispe y Gustavo Silva Galván*

A lo largo del siglo XX, dada la renuencia de los japoneses a comer fuera de casa, los restaurantes paraban vacíos en el País del Sol Naciente. Pero todo empezó a cambiar ni bien llegó el 2000, cuando en el distrito de Akihabara, en Tokio, se formó el primer maid café. En resumidas cuentas, podemos definirlo como un local de comida en el que chicas vestidas como mucamas (de ahí el porqué de la palabra “maid”, que significa “mucama” en inglés) atienden a los comensales cortésmente, llamándolos “amos” o “amas”, como si fueran aristócratas del siglo XIX.

En 2006, en Canadá, se abrió el primer maid café fuera de Japón, y no pasó mucho tiempo hasta que el Perú también delirara a causa de esta fiebre por las mucamas serviciales. No es para sorprenderse pues, al fin y al cabo, lo que estas jovencitas están haciendo es un cosplay y su comportamiento, un tanto cándido, deriva de los personajes de anime femeninos. 

ADAPTACIÓN PERUANA

En esta última década surgieron versiones peruanas de los maid cafés; algunos tienen un local propio que funciona toda la semana y otros, en cambio, alquilan uno solo para eventos especiales que ocurren pocas veces al año. En el primer grupo, que es minoría, se encuentra el Madolche Maid Café, que hace poco ha sido reinaugurado.

Originalmente se encontraba en la cuadra uno de Manuel Bonilla, en Miraflores, al costado del Parque Kennedy, y ahora está en la cuadra once de la avenida Vicente Villarán, en Surquillo. Pero lo que tuvo fue más que un cambio de dirección; podría decirse que fue una reinvención del concepto mismo de lo que es un maid café, como lo explica el propietario del negocio, Irving Farias (Igok, para los amigos), en esta entrevista de Gustavo Silva Galván.

madolche 6

¿A qué se debió el cambio?

El primer Madolche fue una especie de proyecto beta y tuvo éxito más rápido de lo que pensé. Éramos una sociedad la que administraba el local, pero la otra parte no quería seguir los cambios que yo veía necesarios, así que decidí cortar con ella. Con el negocio manejado por mí en su totalidad, me podía aventurar a hacer otras cosas. Ahora mi creatividad no tiene límites.

¿Qué diferencia al Madolche del resto de maid cafés?

El concepto que tenemos es original, no lo hemos copiado de ningún sitio, no es que hayamos visto un video de maid cafés en Japón y hayamos creado algo rápido. Más bien, nos tomó mucho tiempo y los maid cafés de Japón nos siguen, nos escriben y nos mandan saludos y ‘likes’ en nuestra fan page.

¿O sea que el Madolche no es como los maid cafés de Japón?

No es un maid café japonés porque no estamos en Japón, más bien es una adaptación. Nos hemos adaptado a nuestra cultura, a lo que el público de acá quiere.

LEE O JUEGA MIENTRAS COMES

madolche 3

La carta del Madolche está compuesta de sándwiches, pasteles, hamburguesas y algunos postres. Y para tomar, un jugo o un café. O sea, son las mismas meriendas que hallamos en otros maid cafés, incluso en los japoneses. El protocolo también es el mismo: las cuatro maids del local realizan coreografías al son de la banda sonora de algún anime. Y mientras los clientes esperan su orden, los acompañan matando el tiempo con algún juego de mesa, principalmente el jenga.

Pero además, estas solícitas camareras tienen el deber de decorar los platillos, sobre todo si se trata del especial de la casa, el Great Madolche. “Es un crepé bastante rico que contiene marshmallow, chocolate y una mezcla de casi todos los cereales. Yo personalmente dibujo en él lo que los amos y amas deseen”, explica Karin-chan, una de las maids del establecimiento.

Sin embargo, al introducir cambios en su negocio, Igok rompe un poco con la tradición de los maid cafés. Intenta llevarlos a un nuevo nivel, así como lo hizo con los eventos de anime al organizar el Shogetsu Cosplay, el único concurso de cosplay que se realiza en un teatro, lo que coloca esta actividad, que por lo general no pasa de ser un hobby, a la misma altura que las obras que se representan en las tablas.

¿Qué es lo que más te pide el público del Madolche?

El karaoke. La gente anda pidiéndome que agregue sus canciones a la lista. Ya estamos a cinco de llegar a las 101, todas en formato Full HD.

¿Qué novedades has introducido con esta reinauguración?

La decoración se ha renovado y pronto habrá actividades como exhibiciones de películas y exposiciones. Ya hay algunas figuras de acción y pósteres, y más adelante habrá días temáticos. Y además la gente podrá leer todo lo que quieras sobre animes y mangas. Estamos trayendo una biblioteca de mangas a la que se podrá acceder gratis.

¿Incluirás nuevos juegos?

Estamos pensando en ampliar la oferta con una consola de videojuegos, quizás un PlayStation o un Xbox, para que así la cosa sea más interactiva y los clientes puedan jugar desde sus asientos.

¿Qué le dirías a la gente para que se anime a venir?

Que venga a probar una experiencia que no va a encontrar en ningún otro lugar. Va a llevarse muy buenos recuerdos.

 

DATO

El Madolche Maid Café se encuentra en Av. Vicente Villaran 1173, en Surquillo, a la altura de la cuadra 45 de la Av. Aviación. Para cualquier contacto, puede visitar su fan page en Facebook o llamar al 663-4392.

 

*Gustavo Silva Galván es estudiante de Comunicaciones de la Universidad de Lima y se encarga de la publicidad del Círculo de Responsabilidad Social (Cedice) de la misma casa de estudios. Conocido como ‘El Orco’ en el mundo otaku, es administrador y coordinador de Comunicaciones del Circulo Anime Ulima, ha fundado el grupo Digimon Perú y es miembro del grupo de cosplay Full House.