Coca Cola tiene la chiripa de la vida

La semana pasada una persona muy cercana me pidió el favor que le consiguiera una botella de Coca Cola con el nombre de su hija, quien por cierto tiene un nombre muy poco común.

images Él me comentó que quería sorprenderla con un regalo especial. Debo reconocer que la petición inicialmente me sorprendió, hasta que caí en cuenta que hay una fiebre de gente que busca conseguir botellas de Coca Cola con su nombre. Muchos de ellos les toman fotos y las comparten en las redes sociales. A continuación, algunos comentarios sobre este fenómeno:

a) Es insólito que una marca como Coca Cola que es tan cuidadosa y rígida con la imagen de la marca y sobre todo en un icono como su botella (el contour como lo llama internamente), se haya arriesgado a una campaña como ésta.

1233426_10201789372556736_765507738_nb) Ésta es claramente una campaña viral, si vemos las interacciones digitales. Lo interesante es que va de lo físico a lo virtual. Es decir, la botella física llega a la web vía fotografías de miles de personas.

c) Muchos anunciantes buscan tener campañas que generen una conexión emocional con las personas. Esto se logra en muy pocas ocasiones. Coca Cola, es una marca global – probablemente la más relevante y cara del mundo. Es ella quien ha tenido la deferencia de reemplazar su nombre por el nuestro, en un icono como la misma botella es, a decir verdad, un detalle que definitivamente genera una conexión emocional.

Coca Cola es una empresa que desarrolla campañas integrales en las que trabajan un esquema multiplataforma. Es raro que esta campaña no tenga gran soporte en tv que es el medio principal de la marca. Según información, a la que tuve acceso, esta campaña era un campaña táctica de corto aliento y las personas de todas partes del mundo comenzaron a solicitar y compartir las botellas con sus nombres, convirtiéndolo en un fenómeno. Un chiripazo muy bien aprovechado – desde mi punto de vista, su mejor campaña en años.